Hay Algo más Importante, Elígelo


by

Suena la alarma del despertador y comienza el maratón del día. Te apresuras para bañarte, vestirte, tal vez comer algo o llevártelo entre los dientes mientras llevas tus pertenencias casi arrastradas para luego comenzar tus labores.  No sé si cada día tienes que ir a la universidad, a tu trabajo, tu negocio o quedarte en casa atendiendo los niños y haciendo otras obligaciones. Seamos honestos. A veces se nos va el día y cuando el tiempo es limitado se afecta también nuestro tiempo devocional con Dios. ¿Cómo puedo separar un tiempo para Dios entre tanto afán?

La Biblia nos habla de una mujer que estaba muy atareada en sus obligaciones y le urgía atender los quehaceres de la casa. La imagino cocinando, tal vez organizando.  Marta no era cualquier persona de la aldea, era amiga de Jesús, pero casi no tenía tiempo para estar con él y escucharle a pesar de que Jesús estaba en su propia casa visitándole. Ella le tenía confianza suficiente y se animó a decirle: “—Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola, haciendo todo el trabajo de la casa? Dile que me ayude.” (Lucas 10:40)

     Tal vez Marta esperaba que Jesús la viese como una víctima y le llamara la atención a María por no ayudarla, pero sorpresivamente eso no fue lo que ocurrió. El Señor le hizo una revelación de su propio corazón. Algo estaba eligiendo mal Marta. Jesús le respondió: “—Marta, Marta, ¿por qué te preocupas por tantas cosas? Hay algo más importante. María lo ha elegido, y nadie se lo va a quitar.” (Lucas 10: 41-42) Me parece que Jesús nos da la misma palabra a todos nosotros los que andamos afanados. Me parece escucharle decirnos “elige lo más importante”.

​Elegir separar un tiempo con Dios por encima decualquier faena diaria, es una decisión que nos ayuda a crecer espiritualmente. El desafío está en ¿Cómo una persona ocupada puede separar ese tiempo? En realidad, no hay una formula específica para hacer un devocional, pero aquí te dejo unos consejos que podrían ser útiles.

1.     Aprende a manejar tu tiempo
Planifica de antemano qué tiempo del día dedicarás para tu devocional: mañana, tarde, noche ¿Cuántos minutos? Cinco, diez, quince, media hora o más. Hazte una meta realista y alcanzable para que no te frustres y puedas disfrutar de ese momento.

2.     Responsabilízate de tu tiempo separado para con Dios
Ese tiempo que vas a separar con Dios es importante para crecer, tómalo en serio. Así como tomamos en serio llegar a tiempo a nuestro trabajo. El Espíritu Santo verá tu compromiso y te ayudará a hacer los cambios necesarios en tu vida y modificará el tiempo que necesites para aprender.

3.     Sé consciente de tu personalidad y tu realidad
Identifica cuál es el mejor momento en el día donde tienes la mente clara, la tranquilidad necesaria y la mejor disposición para aprender. Todo depende de tu personalidad, todos somos diferentes. Hazte ésta pregunta ¿Te gustan las rutinas formales o creativas? Rutinas formales son aquellas rutinas más estructuradas que sigues al pie de la letra, en las creativas tienes más flexibilidad y puedes cambiar estructuras.

4.     Recursos o herramientas
Vas a necesitar la Biblia porque es la herramienta principal. Tal vez necesites, cuaderno para notas o computadora, tableta, lápices, marcadores de colores, libros, guías de estudio, diccionario bíblico, comentarios, instrumento musical, pistas, guía devocional, entre otros. Hay personas muy artísticas que hacen pinturas y mapas inspirados, reflexionando en lo aprendido. Escoge tus recursos de acuerdo a tu gusto. Hay muchos libros y recursos en el internet, busca de acuerdo a tu interés y necesidad.

5.     Elige un lugar apropiado
Hay personas que les gusta tener ese tiempo con Dios en algún lugar en su casa, hay otros que prefieren espacios abiertos en contacto con la naturaleza. Puedes seleccionar el lugar que desees, lo mejor es un lugar lejos de distracciones. Si te parece, puedes escuchar alguna música cristiana que te inspire.

Una vez tienes estos 5 pasos de planificación puedes proceder al ABC de tu devocional.

A.    Hablar con Dios. Pídele al Señor que te hable y te de sabiduría para lo que prosigues a estudiar y que te enseñe a aplicarlo a tu vida.
B.    Estudia. Lee y asegúrate de entender, si es un versículo, o un capítulo de un libro, lo que hayas seleccionado. Ten flexibilidad porque a
veces Dios nos lleva a utilizar diferentes recursos. Hazte preguntas, anótalas. Piensa de que manera puedes aplicar lo aprendido.

C.     Adoración- La adoración es un arma poderosa acompañada de la oración y la lectura de la Palabra.  Este es el momento para sacar tu instrumento musical, entonar una canción y dar gracias y honra a Dios por medio de ello. Nunca olvides que Dios merece todo honor y gratitud. (Efesios 5:19-20, Salmos 147.7)

Regresa al paso A cuantas veces necesites, si tienes alguna necesidad, petición o tienes que entregarle algo específico a Dios.

     Las faenas del diario vivir tienen justificación, todos tenemos responsabilidades. Pero cuando decidimos dedicarle a Dios un tiempo de nuestro día, estamos eligiendo lo más importante. Es como decirle Dios, eres mi prioridad quiero mantener comunión contigo. Te aseguro que haciendo esto obtendrás grandes victorias.

                                                                                  Aixa Mariely Rodríguez

Referencias bíblicas:

Versión Traducción Lenguage Actual
​Lucas 10:30-42; Efesios 5:19-20; Salmos 147.7


share

Our guest bloggers are a very important part of our team. These are men and women that have a special connection with God and are gracious enough to share what He has given them. These special people are proven leaders and we believe that their keystrokes will speak inspiration to your life.

Recommended Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *