El privilegio de tener la Biblia

En la historia del pueblo de Dios, durante los siglos de obscuridad, la doctrina que más se practicaba, se basaba más en la enseñanza humana que en la palabra de Dios, por mucho tiempo ocultaron la biblia, muy pocos tenían acceso a ella, aseguraban que solo algunas personas tenían la capacidad de discernirla y quienes la tenían se habían corrompido al dejarse influenciar por otras costumbres, intentando apagar la luz de la verdad, solo algunos conservaban su fe en Cristo, y le reconocían, como el único mediador entre Dios y el hombre, estos adoptaron la biblia como la única regla de su vida.

Algunos de estos hombres dieron hasta la vida por darle a la gente la enseñanza que Jesús había dejado, se esforzaban en traducirla para que otros llegaran a conocer la verdad que conducía a la libertad, se rehusaban a someterse a las autoridades que los incitaban a dejar la lealtad a Dios y la pureza y sencillez en su fe. Aún en la hoguera se mantenían firmes en lo que creían y en su angustia declaraban su fe en Cristo, no los hacían cambiar de parecer, antes de eso preferían morir.

Esto pasó hace muchos años y en la actualidad sigue pasando en algunos países, algunos son perseguidos, asesinados por profesar su fe en Jesucristo, nosotros somos afortunados en tener nuestra propia Biblia, nuestro lugar de reunión, somos privilegiados en tener la libertad de adorar a Dios, ofrecerles nuestras alabanzas, en trasmitir su mensaje mediante los medios de comunicación que tenemos actualmente, en hablarle a los demás del mensaje de Salvación, en escribir, en danzar, en predicar, en servir, en educar.

Somos más que bendecidos al poder leer libremente la palabra de Dios sin andar ocultándonos, no desaprovechemos esa oportunidad de tener esa amistad con nuestro creador, de conocerlo y de amarlo.

Aprovechemos el tiempo que otros tanto anhelan.

-Guadalupe Lugo-

Photo by Joel Muniz on Unsplash

share

Guadalupe Lugo esta casada con Noe, tiene un hermoso hijo, ella ama la naturaleza y desea que por sus escritos la gente sea sanada por el poder de Jesucristo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *