El Poder de la Adoración

Cierto día un ministro contó el testimonio de Ana:

Ana tenía 62 años y siempre que el enemigo intentaba atacarla con síntomas de una enfermedad, ella escuchaba álbumes de adoración a Jesús y lo adoraba, lo reconocía como su único Dios, Salvador y Redentor.

Ella participaba con frecuencia de la Santa comunión a la vez que escuchaba los cantos de adoración y después de algunos minutos sus síntomas desaparecían.

Ana empezó a experimentar milagros y comenzó a llevar los cantos de adoración al lugar de ancianos donde ella trabajaba en la noche.  En ese lugar, había algunos ancianos que gritaban durante toda la noche. Ninguna medicina podía ayudarles y se les oía gritar por mucho tiempo.

Una noche ella puso su CD de adoración  en el corredor de las habitaciones, para su sorpresa esa noche ninguno de los ancianos gritó, todos estuvieron tranquilos y durmieron pacíficamente.

En el lugar había una señora que sufría de esquizofrenia, una noche estaba muy inquieta y no dejaba de hablar en voz alta para si misma. Su compañera con demencia, cantaba de modo estridente, Ana puso su CD de cantos donde hablaban de la presencia de Dios y después de unos minutos las dos mujeres se durmieron profundamente, sus dos colegas que estaban con ellas quedaron asombradas por lo que habían visto, y pidieron tener un reproductor de CD en todas las habitaciones para que todos escucharan los cantos de adoración, y dijo que a partir de esa fecha, los pacientes ancianos ya no gritaban tanto y podían dormir tranquilos.

Con respecto a ella dijo que pasaba escuchando los cantos de adoración en su descanso, y que cada vez la gloria de Dios descendía en aquel lugar para ancianos y bendecía a todas esas personas.

La música de adoración a Dios nos libera de todo temor y ansiedad, nos permite expresar lo que en esos momentos no  podemos decir con nuestras propias palabras.

Permita que la música caiga sobre usted como ríos de agua viva, crea lo que está expresando, exalte y glorifique a Jesús, aún en las adversidades.

 

Photo by Chad Kirchoff from Pexels

share

Guadalupe Lugo esta casada con Noe, tiene un hermoso hijo, ella ama la naturaleza y desea que por sus escritos la gente sea sanada por el poder de Jesucristo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *