COMO CRIAR A UN NINO DE VOLUNTAD FIRME

Esta pregunta me la han hecho muchas mujeres al sentir vergüenza cuando sus hijos las desafían abiertamente y cuando han perdido toda autoridad ante un pequeño de apenas un año. Ya el niño no anda siguiendo a la mama sino la mama sigue al niño para evitar que su pequeño monstruo haga un novelesco berrinche. Por eso se volvieron tan famosos esos episodios de Nanny 911.

Pero que pasa con estos niños? Hay algo malo en ellos, ¿Acaso son un castigo del cielo que nos hace pagar por nuestras culpas, o acaso será una cruz que nos toco cargar como dicen muchos?

Pues nada mas alejado de la realidad, deja te comparto lo que he aprendido acerca de esto.

Muy raras veces estos niños aceptan el liderazgo adulto sin desafiarlo; el adulto debe ser probado y hallado digno antes de que se le respete. Su actitud desafiante dice: “No creo que seas los suficientemente fuerte para hacerme obedecer”

¿Por qué algunos niños, especialmente los que son de voluntad firme tienen un temperamento tan agresivo?

Es que refleja la admiración que los niños sienten por la fortaleza  y el valor. En algunas ocasiones van a desobedecer la instrucción de sus padres con el propósito especifico de probar la determinación de los que están a cargo. ¿por qué? Porque el asunto de quien es el mas fuerte tiene para ellos gran importancia.

Por lo general tienen que pelear(ya sea verbal o físicamente) para establecerse en la jerarquía en cuanto a fortaleza. Este respeto por el poder y el valor también hacen que los niños quieran saber la fuerza de sus lideres. Este desafío va a darse una y otra vez.

Cuando un padre rehúsa aceptar el desafío atrevido de su hijo, algo cambia en la relación entre ambos. El niño comienza a mirar a sus padres sin respeto; no son dignos de su lealtad. Lo que es mas importante, el niño se pregunta por que le permiten que haga cosas tan dañinas si en realidad lo aman. Los  jóvenes quieren ser guiados por sus padres, pero insisten en que ellos se ganen ese derecho.

Hay algo en lo profundo de su alma que anhela el control. El se esforzara para obtenerlo por el resto de su vida.

El niño de voluntad firme enfrenta constantemente disciplina y esta sujeto a muchas amenazas y sermones en los que se le habla señalándolo con el índice,

Ellos te hacen tener sentimientos de culpa, de condenación y de dudas en cuanto a tu propia capacidad. Ellos siempre tratan de posponer el castigo manipulando.

Como cristianos debemos orar por ellos que el Espíritu Santo conquiste esa voluntad firme sin destruir su espíritu.

Estos niños son difíciles de manejar aun cuando los padres hagan uso de mucha sabiduría y tacto en su crianza. Se deleitan jugando a ver quien tiene el poder.

Ellas están determinadas a pelear físicamente hasta ganar, ya que enfrentársele a un adulto grande y con poder que esta a cargo de ellos es algo divertido. Ellos saben que el que gana es el que queda en pie o el que hace llorar al otro. Las conversaciones calmadas y las explicaciones suaves no dan resultado.

A estos niños les encantan los conflictos. Les encanta la batalla, les encanta hacer llorar a los grandes y poderosos y dejarlos temblando desalentados.
Este trabajo requiere depender mucho de Dios.

Hay veces que parecen angelitos, y te puede hacer que estas progresando pero luego cualquier cosa hace estallar su voluntad desafiante.

Algunos a veces mientan constantemente acerca de todo, a veces roban porque no quieren limites. Ellos tienen que saber que hay una autoridad mayor. A veces dicen  cuando violan la autoridad. ¿Sabe?  ¿A quien le importa? Me van a disciplinar pero la disciplina no me molesta, pero cuando algo es vergonzoso y humillante se dan cuenta de lo que han hecho. El castigo no los disuade de ninguna manera.

Una madre le dijo mira pórtate como quieras, pero si me llaman de la escuela, yo voy a ir y me voy a sentar contigo en el salón y voy a andar detrás de ti con tus amigos y no te vas a poder librar de mi. Eso me hubiera significado para mi dice una joven de temperamento firme el suicidio social; de ninguna manera podía yo correr el riesgo de tenerla conmigo cuando estuviera con mis amigos. Eso me hizo cambiar de comportamiento en un solo día.

Un niño de temperamento firme dijo en una carta “Nunca tengas miedo de ponerme limites  en el camino porque necesito reglas. Necesito limites. Y respeto todo lo que has hecho mama.

Dios es suficiente para aquel que tiene esta gran tarea y El lo va a usar de manera poderosa. El quiere que le de forma a esa criatura y que la prepare para una vida de servicio a El. Usted tiene las condiciones necesarias para la tarea. Lo voy a hacer con la ayuda del Señor.

 

Los hijos crecen y mas tarde encontraran que los valores y principios que usted se esforzó por inculcarles con tanto ahínco, están dentro de ellos y quedaron grabados.

QUE LOS HACE SER COMO SON?

No es saludable en su opinión pasar por alto los desafíos ni permitir que el niño participe de algo agradable hasta que se calme. El niño que solamente ha escuchado sugerencias para un comportamiento alternativo a través de los años, las cuales puede elegir aceptar o rechazar, no estará para vivir en el mundo real.

A los niños se les debe enseñar lo que es y lo que no es comportamiento aceptable. La responsabilidad para establecer esos limites es una tarea que el Creador de las familias les ha dado a los padres. Los padres no siempre pueden tan solo esperar a que las consecuencias lógicas hagan un trabajo que ellos deben hacer.

Ser voluntariosos es algo que esta en la naturaleza de algunos niños. Este aspecto no es algo que ellos aprenden.

El niño o niña difícil se caracteriza por sus reacciones negativas hacia la gente, cambios de humor intensos, patrones irregulares de dormir y de comer, frecuentes periodos de llanto, y rabietas violentas cuando se siente frustrado.

Un total de 74% de los hijos de voluntad firme se rebelan en forma significativa durante la adolescencia. Cuanto mas débil es la autoridad de los padres cuando los hijos son pequeños, tanto mayor será el conflicto mas tarde.

Casi 3 veces  mas niños de voluntad firme sacaron notas muy bajas.

Los niños que están inclinados a desafiar la autoridad de sus padres también están mas inclinados a comportarse en forma ofensiva con sus compañeros.

De los adolescentes de voluntad extremadamente firme,  35% no estaban contentos consigo mismos y 8% experimentaban un odio extremo hacia si mismos. Parece que algo impulsa desde dentro del niño a quejarse, pelear, poner a prueba, poner en duda, resistir y desafiar.

COMO DARLE FORMA A LA VOLUNTAD.

Es extremadamente importante que los padres ganen. ¿Por qué? Un niño que se comporta de maneras que son irrespetuosas o dañinas, tanto para si mismos como para los demás, a menudo tiene un motivo oculto. Ya sea que lo reconozca o no, el niño esta tratando de verificar la existencia y la estabilidad de los limites. Esto le crea un sentido de seguridad, vivir en un ambiente estructurado, en el que los derechos de los demás ( y los suyos propios) están protegidos por limites bien definidos.

Primero: comience a enseñar el respeto por la autoridad cuando son pequeños.

Su temperamento lo lleva a oponerse a cualquiera que trate de decirle lo que debe hacer.

La dureza, la aspereza y la severidad no son eficaces para moldear la voluntad de un niño. De igual forma las palizas, las amenazas y las criticas constantes son destructivas y contraproducentes. Un padre o una madre que es malo y que esta enojado constantemente, esta creando un resentimiento que se esta almacenando y que saldrá rugiendo durante la adolescencia o mas tarde. Por lo tanto se deben aprovechar todas las oportunidades para mantener el ambiente de la casa agradable, divertido y que muestre aceptación.  Sin embargo al mismo tiempo el padre y la madre deben mostrar firmeza confiada en su conducta. Ustedes son los que están a cargo, Si lo creen así, el niño mas fuerte también lo va a aceptar.

Una vez que el niño entiende quien esta a cargo, se le puede hacer responsable de un comportamiento respetuoso.

Antes de una batalla, el calculara el riesgo potencial, se armara y atacara al enemigo disparando su artillería, es importante que la persona adulta demuestre confianza y decisión. El niño ha dejado bien claro que busca pelea. Cuando se descuida la corrección a tiempo, van a contraer una terquedad y obstinación que pocas veces se puede conquistar.

Cada vez que un niño es corregido, este debe ser conquistado; y esto no va a ser algo difícil de hacer, si no se le permite que sea testarudo por causa de demasiada indulgencia.

Algunas cosas deben ser pasadas por alto y no se les debe dar importancia, y otros deben corregirse levemente. Pero ninguna desobediencia voluntariosa debiera perdonárseles jamás a los niños sin recibir el castigo, mas o menos según lo requiera la naturaleza y las circunstancias de la ofensa.

Uno no puede negociar ni explicarle y pedirle repetidas veces que coopere, simplemente intervenga y sea el jefe.

Segundo: Defina los limites antes de hacerlos cumplir.

El niño debe saber que es un comportamiento aceptable y que no es antes de hacerlo responsable de sus actos.

 

Tercero: Haga una distinción entre el desafío intencional y la irresponsabilidad infantil.

 

Cuarto: Tranquilice al niño y enséñele después que termine el enfrentamiento.

Después que termine el conflicto que usted gano, abra sus brazos y dele un abrazo y dígale porque fue castigado y como puede evitar el problema. Enséñele porque lo esta disciplinando.

 

Quinto: Evite las demandas imposibles.

Asegúrese que el es capaz de hacer lo que se le demanda.

 

Sexto: Deje que el amor sea su guía.

 

Creo que cada padre de un niño de voluntad firme tiene una gran tarea, pero Dios no nos da una tarea que no podamos hacer con su ayuda, toma todas las herramientas a tu alcance para hacer una buena labor y desarrollar todo el potencial que estos niños tienen en su pequeño cuerpecito.  Para mas información consulta “Como criar niños de voluntad firme”  de James Dobson.

Hasta la vista! Minerva Montalvo.

 

 

share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *